Destruyendo el poder de las tinieblas…

Tomando los pasos necesarios para entrar a la nueva vida en Cristo…

¡Disfrutando la libertad, sirviendo con pasión y estableciendo un legado de bendiciones!

5 Áreas Básicas en Liberación

El Perdón

En el momento de una herida, el dolor que se siente es real ya que la herida es una realidad. Ese dolor provoca una reacción totalmente natural de edificar un muro de protección alrededor del corazón. A medida de que pasa el tiempo el muro se convierte en una cárcel en donde la persona ofendida está siendo atormentada por espíritus inmundos y vive una vida de tortura constante. Con el poder de Dios y la decisión de perdonar puede ser libre para amar y recibir amor.

Sanidad Interior

En un mundo injusto la mayoría pasa por situaciones dolorosas, injustas y traumáticas. Esas memorias provocan temor, culpabilidad o vergüenza. Sin ser sanadas, las heridas llegan a ser como abscesos o tumores del espíritu humano. Con la dirección del Espíritu Santo se descubren las heridas y con el poder del Señor se hace cirugía sobrenatural y el corazón recibe la verdad, la sanidad y la paz.

Ligaduras Almáticas

Principalmente se usa el término refiriéndose al lazo que se forma cuando dos personas tienen relaciones sexuales. “¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne.” 1 Corintios 6:16 La palabra “unirse” significa literalmente “pegado con pegamiento.” El acto físico de las relaciones sexuales es

mucho más que dos cuerpos que se unen. Además del contacto físico hay contacto a nivel del alma y del espíritu. Hay transferencia de bagaje espiritual, maldiciones generacionales y opresiones demoníacas el uno para el otro. Cuando la relación se rompe hay una fraccionamiento del alma como cuando una estatua fina cae al piso y se rompe en mil pedazos. Sólo Jesús puede restaurar el corazón roto.

Maldiciones Generacionales

El término “pecados de los padres” representa la suma de todos los pecados de nuestros ancestros. Ese pecado determina la herencia espiritual y produce las maldiciones generacionales como resultado. Esas maldiciones son nuestras tendencias torcidas: rebelión, carácter torcido, orgullo y perversión. La maldición generacional nos hace propensos a cometer pecado; es la iniquidad del corazón. Jesús murió en la Cruz del Calvario para destruir el poder de las maldiciones generacionales y llevarnos a una nueva vida y libertad completa.

Fortalezas

Una fortaleza en el contexto de la liberación es una estructura ubicada en el alma del individuo constituida de ideas y conceptos equivocados, actitudes, deseos, rebeldía, desobediencia, maldiciones generacionales, creencias destructivas y heridas que facilitan un ambiente agradable para la presencia de demonios. Liberación es el proceso de deshacer todos los factores que construyeron la fortaleza, echando fuera todo espíritu inmundo y estableciendo Jesús como el Señor.

“Toma los pasos necesarios para asegurar tu libertad en Cristo.”

Contáctanos